Aumentar tamanho da letra  Reverter ao tamanho original Diminuir tamanho da letra  português english

El pan nuestro de cada día

Por: Maria Ramos

Foto: Fir0002

Foto: Fir0002

¿A quién no le gusta un pan calentito con manteca en el desayuno? Usado como sinónimo de vida y trabajo, alimento del cuerpo y del alma, el pan forma parte de la cultura de muchos pueblos y tiene un significado importante en varias religiones. Resultado de la cocción de una masa hecha con harina de ciertos cereales, principalmente trigo, agua y sal, puede haber sido una de las primeras comidas preparadas por el hombre.

La historia del pan es tan antigua que resulta difícil decir con precisión cuándo y cómo apareció. Historiadores, sin embargo, estiman que el pan surgió hace aproximadamente 12 mil años, junto con el cultivo del trigo, en la región Mesopotámica, donde actualmente está Irak. Al principio, probablemente, el trigo era apenas masticado. Sólo después pasó a ser triturado con piedras y transformado en harina.

Antes de servir para hacer pan, las harinas de diversos cereales se usaban en sopas y papillas cocidas en agua. Posteriormente, se las comenzó a mezclar también con miel, aceite dulce, jugo de uva, dátiles aplastados, huevos y carne picada, formando especies de tortas que se asaban sobre piedras calientes o bajo cenizas. Esas tortas dieron origen al pan propiamente dicho.

No siempre blandito

Los primeros panes estaban hechos de harina mezclada al fruto de un árbol llamado carvallo (roble). Bien diferentes de los actuales, eran achatados, duros y secos. Tampoco podían comerse inmediatamente después de listos porque eran muy amargos. Era necesario lavarlos varias veces con agua hirviendo, antes de darles  forma y exponerlos al sol para secar. Los panes se asaban de la misma forma que las tortas, sobre piedras calientes o debajo de cenizas.

Foto: Fir0002*

Foto: Fir0002*

Los egipcios fueron los primeros que usaron hornos de barro para asar panes, alrededor del año 7.000 antes de Cristo. También se atribuye a ellos el descubrimiento del fermento, responsable por dejar la masa del pan liviana y esponjosa como la conocemos hoy.

Las evidencias más antiguas de pan fermentado se encontraron en Egipto Antiguo y datan de 3.000 a.C. Pero no todos coinciden en que la producción de pan fermentado sólo haya comenzado a partir de allí. Algunos historiadores creen que es posible que el fermento, así como el pan, tenga origen prehistórico.

¡Eso mismo! La desconfianza proviene del hecho de que las levaduras, hongos responsables por la fermentación, están en todos los lugares, incluyendo la superficie de los granos de cereales. Bastaría, así, que alguien olvidase de poner la masa del pan húmedo a secar, durante algunos días, para que fermentase naturalmente.

Polémicas a parte, lo que se sabe es que con el paso del tiempo, las personas percibieron que podían acelerar el proceso de fermentación guardando un pedazo de la masa del pan del día anterior para mezclarlo con la masa del día siguiente. En realidad, con eso, le iban acrecentando más levadura a la masa.

El pan en Europa y en Brasil

Con los intercambios comerciales entre egipcios y griegos, el pan terminó llegando a Europa en 250 a.C. No tardó mucho para que se convirtiese también en el principal alimento de la Roma Antigua, preparándose en panaderías públicas. Con la expansión del Imperio Romano, el hábito de consumir pan se difundió en gran parte de Europa.

Foto: Jaquelina Packs/Flickr

Foto: Jaquelina Packs/Flickr

Con el inicio de la Edad Media, alrededor del año 476 después de Cristo, las panaderías acabaron y la producción de pan volvió a ser casera. ¡El retroceso en esa época fue tan grande que las personas volvieron a comer pan sin fermento! Fue solamente a partir del siglo 12 que las cosas comenzaron a mejorar en Francia. En el siglo 17, el país se destacó como centro mundial de fabricación de panes, desarrollando técnicas mejoradas de panificación.

En Brasil el consumo de pan sólo se popularizó después del siglo 19. Hasta entonces, el brasileño consumía en grandes cantidades la harina de mandioca y el biju, aunque ya conocía el pan de trigo desde la llegada de los colonizadores portugueses. Con la llegada de los italianos a Brasil, en el inicio del siglo 20, la actividad de panificación se expandió y el producto pasó a ser esencial en la mesa del brasileño.

¿Tienes dudas sobre el valor nutritivo del pan? ¿No sabes si elegir pan blanco o integral? ¿No sabes lo que es gluten? Entonces, consulta:

  Pan y Salud

* Fotos: Fir0002/Flagstaffotos. GNU 1.2

Fuentes de información:

ABIP

BBC

Bread Info.com

Canal Kids

Ciência Hoje das Crianças

versión para imprimir: versión para imprimir