Aumentar tamanho da letra  Reverter ao tamanho original Diminuir tamanho da letra  português english

¿Qué son los huracanes?

Por: Juliana Rocha

Huracán Isabel: Categória-5 *

Huracán Isabel: Categória-5 *

Huracán, tifón y ciclón son nombres regionales para designar fuertes ciclones tropicales. Los meteorólogos denominan ciclones tropicales a las grandes cantidades de aire con baja presión atmosférica que se mueven de forma organizada sobre los mares de la región ecuatorial de la Tierra. No todos los ciclones tropicales se transforman en huracanes, algunos desaparecen pocas horas después de formarse.

Para que un ciclón tropical pase a llamarse huracán es necesario que sus vientos alcancen la velocidad de 120 Km./h. Cuando eso ocurre, el ciclón asume la forma de una rosca y es bautizado por los meteorólogos con nombres como Catalina, Andrews, Ophelia…

¿Sabías que existen diferencias entre los huracanes que se forman en el hemisferio norte y los que se forman en el hemisferio sur? Los vientos de los huracanes que nacen en el hemisferio norte soplan en sentido anti-horario, mientras que los vientos de los que nacen en el hemisferio sur soplan en sentido horario. Eso sucede por causa de la rotación de la Tierra y del llamado efecto Coriolis, que “tuerce” los vientos en direcciones opuestas en cada uno de los hemisferios.

Pero no pienses que la rotación de la Tierra es capaz, por ejemplo, de afectar el desagüe de piletas o inodoros. ¡Ese movimiento es muy lento para que pueda percibirse de esa forma! La dirección en la que gira el agua en lavabos y sanitarios está determinada por el formato de esos objetos y por el movimiento inicial del agua. Se puede conseguir desagotar el agua tanto en el sentido horario como en el sentido anti-horario, independientemente del hemisferio en el que estés. ¿No lo crees? Entonces, ¡pruébalo tu mismo!

¿Cómo se forma un huracán?

¿Ya notaste cómo el agua del mar queda más caliente al final de un día de sol? Eso sucede porque el mar concentra y conserva el calor recibido durante el día entero. Especialmente durante los meses de verano, los mares tropicales reciben gran cantidad de calor y se calientan. Cuando la superficie del mar supera los 26º Celsius, el proceso natural de evaporación del agua comienza a suceder más rápido. Entonces, el aire que está inmediatamente arriba de la superficie absorbe el vapor de agua resultante de la evaporación, quedando más caliente y húmedo. Caliente, el aire comienza a subir formando una columna con baja presión atmosférica alrededor de la cual comienzan a soplar vientos. Conforme la columna de aire caliente y húmedo sube, el vapor de agua condensa, transformándose en pequeñas gotas. Después de algunas horas, las gotas se juntan y forman nubes y, luego de algunos días de formación de nubes, lluvias y truenos comienzan a suceder.

 Ojo del tifón Amber**

Ojo del tifón Amber**

Cuando los vientos que giran alrededor de la columna de aire caliente alcanzan 120 Km./h, la presión atmosférica en una pequeña área dentro de la columna cae muy rápidamente: es la aparición del llamado ojo del huracán. El ojo es una región de calma, donde los vientos son suaves, no superando los 32 Km./h. Si pudieses entrar en un huracán, primero sentirías vientos muy fuertes soplando en una dirección, después encontrarías un área más caliente y el soplo de una brisa y, finalmente, llegaría una nueva región con vientos violentos. Los vientos de un huracán pueden alcanzar hasta 250 Km./h.

Los huracanes duran, en media, seis días y viajan a una velocidad que varía entre 19 Km./h y 32 Km./h. Las tempestades completamente desarrolladas se mueven más rápido que las tempestades jóvenes. Los huracanes traen también olas de 12 metros de altura y una variación de hasta 5,5 m en la cantidad normal de lluvias de la región alcanzada.

La clasificación de los huracanes

Marilyn, Isabel, Floyd… ¿Conoces algunos de estos nombres? Además de bautizar a una actriz norteamericana de la década de 1950, a una princesa responsable de la abolición de la esclavitud en el Brasil Imperial y a un personaje de la trilogía de películas De vuelta al futuro, éstos son nombres de algunos de los grandes huracanes de la historia.

La necesidad de diferenciar una tempestad de otra hizo que los meteorólogos usasen el alfabeto fonético como sistema de nomenclatura. Así, el primer huracán de cada estación recibe un nombre que comienza con la letra a, como Audrey, el próximo recibe un nombre iniciado con la letra b, como Bárbara, el tercero uno iniciado con la letra c, como Charles y así sucesivamente. Cada estación se cambian los nombres para que los nuevos huracanes no se confundan con los anteriores.

Aunque ésta sea la forma más usada para dar nombre a los huracanes, también existen otros sistemas. En Arabia Saudita, por ejemplo, los huracanes son designados por la sigla ARB (Mar Arábigo, en inglés) seguida de los dos últimos dígitos del año y de un número indicando la secuencia, o sea, si es el primero, el segundo, el tercer huracán de la temporada y así sucesivamente. Cuando un huracán afecta gravemente una región o un país, ese país puede pedir a las autoridades meteorológicas que su centro nacional de meteorología sea responsable por el bautismo.

La Organización Meteorológica Mundial (WMO) da nombre a los huracanes nacidos sobre el Océano Atlántico Norte y en las Filipinas. Ya los huracanes nacidos en otras áreas como, por ejemplo, en los mares de la China o en el Océano Índico, son bautizados por Centros Regionales de Ciclones Tropicales. Existen cinco centros regionales que cubren las áreas más comunes de formación de huracanes: RSMC La Réunion-Tropical Cyclone Centre, RSMC Miami-Hurricane Centre, RSMC Nadi-Tropical Cyclone Centre, RSMC Tropical Cyclones New Delhi, RSMC Tokyo-Typhoon Centre.

Los daños del huracán Katrina: categória-3**

Los daños del huracán Katrina: categória-3**

Los huracanes reciben también otra clasificación dentro de una escala llamada Saffir-Simpson, que considera la presión medida en el ojo, la velocidad de los vientos y el volumen de las tempestades. Esa escala, que va de uno a cinco, consigue medir el poder de destrucción de un huracán.

Huracanes de nivel uno tienen vientos con velocidad entre 119 Km./h y 153 Km./h, una variación de 1,2 m y 1,5 m en la cantidad normal de lluvia de la región y causan pequeños daños estructurales. Huracanes de nivel dos tienen vientos entre 154 Km./h y 176 Km./h, traen entre 1,8 m y 2,4 m más de lluvias y daños en árboles y tejados. Ya los huracanes de nivel tres tienen vientos entre 177 Km./h y 208 Km./h, entre 2,7 m y 3,7 m más de lluvias, causando inundaciones y daños en casas.

Huracanes de nivel cuatro tienen vientos entre 209 Km./h y 246 Km./h, una variación de 4 m a 5,5 m en la cantidad normal de lluvias y causan destrucción en tejados y gran daño estructural en casas. Los huracanes más devastadores son los de nivel cinco, que tienen vientos de 247 Km./h, traen más de 5,5 m en cantidad de lluvias, inundaciones graves y gran daño estructural en casas y edificios.

Imágenes:

* 6-20 septiembre, 2003. Foto: NASA.

** 27 agosto, 1997. Foto de satélite/University of Wisconsin Cooperative Institute for Meteorological Satellite Studies.

**Foto: Contramaestre Kyle Niemi. US Coast Guard/Wikipedia.

Volver a la nota principal

Consulta también:

¿Qué son los tornados?

¿Qué son los ciclones y tempestades tropicales?

 Fuentes:

Tropical Cyclone Programme - World Meteorological Organization (TCP/WMO)

National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA)

Hurricane Research Division - Atlantic Oceanographic and Meteorological Laboratory (HRD/AOML/NOAA)

versión para imprimir: versión para imprimir