Aumentar tamanho da letra  Reverter ao tamanho original Diminuir tamanho da letra  português english

Pan y salud

Por: Maria Ramos

Que el pan forma parte del cotidiano del brasileño, todo el mundo sabe. Generalmente el desayuno no comienza sin él. ¿Pero será que el pan tiene valor nutritivo? ¿Es importante para nuestra salud? ¿Quien quiere adelgazar debe cortar el pan de la dieta? ¿Cuál es la mejor opción: pan blanco o integral? ¿Y qué es ese tal de gluten que viene escrito en el paquete? ¿Hace mal?

¡Ufa! Son realmente muchas dudas, ¿no? Aunque el pan está en la mesa del brasileño hace más de 200 años, las personas en general saben muy poco sobre él.

Foto: Kirti Poddar/Flickr

Foto: Kirti Poddar/Flickr

La importancia del pan

Panes, así como pastas, papas, mandioca y cereales son alimentos ricos en carbohidratos. Geila Felipe, nutricionista de la Fiocruz y del Centro Colaborador en Alimentación y Nutrición de la región Sudeste, explica que los carbohidratos son la base de nuestra alimentación y la primera fuente de energía que nuestro cuerpo usa.

Una dieta pobre en carbohidratos puede traer efectos no deseados, como debilidad, malestar, deshidratación, pérdida de masa magra, menor resistencia a las infecciones, entre otros problemas. Para el buen funcionamiento del organismo, entre 50 y 60% de las calorías que ingerimos deben provenir de los carbohidratos.

Además, el pan tiene una importancia cultural y religiosa muy grande. “Está asociado al acto de compartir, al momento en que la familia se reúne por la mañana y aprovecha para conversar”, defiende la nutricionista.

¿El pan engorda?

El pan, por sí sólo, no engorda. Lo que engorda es el consumo excesivo de carbohidratos, así como de cualquier otro macro nutriente, como proteínas y grasas. La nutricionista Geila Felipe explica que es equivocado pensar que los carbohidratos deben cortarse de la dieta de quien quiere adelgazar. Lo importante, según ella, es no exceder los valores recomendados.

Sin embargo, un elemento importante para quien quiere perder peso es que existen dos tipos de carbohidratos: los simples y los complejos. Los simples están presentes en los alimentos de sabor dulce, como miel, jalea, leche, azúcar y frutas. Ya panes, pastas, arroz, cereales, papa, mandioca y harina pertenecen al grupo de los carbohidratos complejos.

Foto: Peggy Greb/US Dpt. Agriculture

Foto: Peggy Greb/US Dpt. Agriculture

Quien quiera adelgazar debe preferir una alimentación equilibrada, compuesta por verduras, legumbres, frutas, porotos y carbohidratos complejos integrales. Los alimentos integrales se digieren de forma más lenta y, por eso, dan una mayor sensación de saciedad, además de contener fibras que ayudan a regular el intestino. En este caso, el pan integral puede ser una opción mejor que el pan blanco.

En cuanto a los carbohidratos simples, deben consumirse esporádicamente y con moderación. Para perder peso, lo ideal es evitar alimentos como dulces, chocolates y golosinas en general. La excepción es para las frutas y la leche que deben consumirse ya que son fuente de fibras (en el caso de las frutas), vitaminas y minerales.

Aquellos que practican actividades físicas, con duración superior a una hora, deben priorizar la ingestión de carbohidratos antes, durante y después de la actividad. Quien no practica ejercicios debe controlar la cantidad de carbohidratos, especialmente en el período nocturno, en el que el metabolismo del cuerpo se hace más lento.

¿Qué es el gluten?

<SPAN id=result_box lang=es class=short_text closure_uid_6cih2m="133" a="undefined" c="4"><SPAN class=hps closure_uid_6cih2m="228">Pan de arroz</SPAN> <SPAN class=hps closure_uid_6cih2m="229">sin gluten</SPAN></SPAN>*

Pan de arroz sin gluten*

“Contiene gluten”. Ya debes haber visto este alerta en los paquetes de diversos alimentos, ¿verdad? El gluten es una proteína encontrada en los cereales (trigo, centeno, avena y cebada) y, por lo tanto, está presente en el pan. Esta proteína posee una capacidad elástica que permite que el pan quede esponjoso y sabroso, porque no deja que se revienten aquellos agujeritos que se forman en la masa cuando crece, o sea, fermenta.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) exige que se informe, en el rótulo, que el alimento contiene gluten, porque algunas personas tienen alergia a esa proteína, una molestia llamada de enfermedad celíaca.

Pero al contrario de lo que afirman los defensores de la dieta del gluten, una dieta de moda que invade gimnasios y negocios de productos naturales, la nutricionista Geila Felipe explica que, hasta el momento, no hay razones para creer que el gluten haga mal a personas que no tienen la enfermedad celíaca.

Según ella, no existe ninguna prueba científica para el argumento de que el gluten forma una cola en la pared del intestino, impidiendo su funcionamiento. “Lo que puede ocurrir son casos más raros de personas que descubren que poseen algún grado de alergia al gluten ya en la vida adulta”, aclara la nutricionista.

Además, en el gluten está presente un aminoácido llamado glutamina que, según Geila, es esencial para nutrir las células del intestino: “En caso de desnutrición grave de personas internadas, por ejemplo, la glutamina es muy usada para impedir que bacterias presentes en el intestino migren hacia otros locales del cuerpo en busca de alimento y, de esta forma, terminen provocando infecciones”.

¿Te gustó esta nota? Entonces Entonces, consulta: El pan nuestro de cada día.

*Foto: DryPot/Wikipedia

versión para imprimir: versión para imprimir