Aumentar tamanho da letra  Reverter ao tamanho original Diminuir tamanho da letra  português english

Cómo nacen los barritos

Por: Elis Galvão

Ilustração: Barbara Mello

Ilustração: Barbara Mello

Pueden surgir en todas las edades, en los bebés, adolescentes y adultos. ¿Quién no sufrió con un barrito que evolucionó para una pústula? ¿Qué son esas cosas de nombres extraños? Son los puntos negros y barritos que suelen aparecer en la cara (en la mayoría de los casos), hombros y tronco.

Existen más de 50 tipos de enfermedades relacionadas con el acné, pero la forma más común es llamada de acné vulgar, que se manifiesta en forma de puntos negros [comedões], espinas [pápulas – elevaciones] y pústulas [espinas, conteniendo pus]. En los casos más graves, un simple barrito puede transformarse en un absceso y/o quiste, dando origen a cicatrices, en grados variables.

El acné, término genérico utilizado para caracterizar esas lesiones en la piel, posee varias causas:

#Taponamiento de los poros por piel muerta;

# Aumento de la producción de sebo;

#Acción de la bacteria Propionibacterium acnes;

# Otras alteraciones de las células del folículo.

Aunque los barritos aparezcan en todas las edades, es en la adolescencia que son más frecuentes. ¿Por qué sucede así? Porque en esta fase ocurre un ajuste fisiológico (aumento y/o disminución) de los niveles hormonales. Esto causa la elevación del número de glándulas sebáceas que, en su gran mayoría, están conectadas a los folículos pilosos y producen sebo. Se cree que, expulsado a través de la abertura de los folículos, el sebo estimula las células de la pared interna del poro, lo que hace con que se desprendan y se agrupen, formando una especie de tapón: el tradicional barrito.

Sebo y células favorecen el crecimiento bacteriano, en el interior del folículo. Estas bacterias pueden producir substancias que causan la ruptura de la pared folicular. Conclusión: sebo + bacterias + células descamadas de las paredes de los poros se expanden en la piel, causando eritema (enrojecimiento), edema (hinchazón) y pus, o sea, un grano rojizo.

Mitos y cuidados

Comer chocolate, estrés, lavarse la cara varias veces por día, anticonceptivo, menstruación y productos de belleza –nada de eso causa los barritos. Sin embargo, no puede decirse lo mismo de las vitaminas del complejo B (B1, B2, B6, B12).

“Es necesario estar atento a esas vitaminas, que pueden estar presentes en los alimentos industrializados (lácteos con chocolate, galletitas con vitaminas, yogurt con vitaminas, algunos tipos de fideos orientales, etc.) y pueden causar granos”, dice el dermatólogo Paulo Roberto dos Santos. Además de las vitaminas del complejo B, los remedios usados en el tratamiento de la tuberculosis también pueden desencadenar el surgimiento de acné.

El dermatólogo destaca que, en lo que se refiere a los chocolates, existen casos especiales. “Si una persona es sensible a los chocolates y se da cuenta que, al comerlos, aparece algún grano o aumenta el número de ellos, entonces, es mejor evitarlo”.

Otra orientación importante es: “nunca se debe manipular, rascar o apretar los barritos, ni hacer limpieza de piel en salones de belleza. Lo mejor es consultar un especialista antes que se transformen en lesiones más evolucionadas y traigan problemas más serios”.

“Para tratar el acné es necesario, también, tener paciencia, pues el tratamiento lleva de dos a cuatro meses para dejar inactiva a la enfermedad. Después de ese período es necesario hacer mantenimiento para consolidar los resultados. El tratamiento utiliza productos tópicos (sobre la piel) y sistémicos (medicamentos de ingestión oral, cuyo objetivo es actuar en el fenómeno inflamatorio severo local). Ya la remoción de las cicatrices sólo se realiza con auxilio del peeling (soluciones de ácidos fuertes)”, recuerda el Dr. Paulo Roberto.

Sol, arma de doble filo

La exposición al sol, en horarios impropios, entre 10 y 17 hs, puede causar quemaduras, envejecimiento precoz y cáncer de piel, pero exponerse en los horarios adecuados ayuda durante el tratamiento del acné, defiende el Dr. Paulo Roberto. Lo ideal es tomar sol, con orientación médica, para poder aprovechar sus beneficios sin agravar la enfermedad.

versión para imprimir: versión para imprimir