Aumentar tamanho da letra  Reverter ao tamanho original Diminuir tamanho da letra  português english

Esa tal conjuntivitis

Por: Danielle Souza

 Ilustración: Barbara Mello

Ilustración: Barbara Mello

Padre y madre ansiosos en la maternidad. Parto normal. Foto para la posteridad: recién nacido con ojos negros. Es que, al nacer de parto normal, se gotea nitrato de plata (colirio marrón) en los ojos para prevenir una conjuntivitis neonatal.

De tiempo en tiempo hay brotes de conjuntivitis que asolan determinada región. Y hay un tal de ojos hinchados, lagañas, enrojecimiento de los ojos, ardor… Sin contar con una picazón angustiante, la sensibilidad a la luz y los ojos lagrimeantes. Incómodo, como si un grano de arena invadiese el ojo… Pero, al final de cuentas, ¿qué es esa tal “conjuntivitis” que está en el cotidiano de algunos desde el parto normal y que muchos desconocen?

Conjuntivitis no es nada más que el proceso inflamatorio de la conjuntiva, una fina membrana transparente que reviste el globo ocular (bulbar) y, haciendo un pliegue, reviste también la parte interna del párpado (tarsal), como si fuese el “fondo de una bolsa”.

Cuando nacemos de parto normal, atravesamos el canal vaginal y quedamos sujetos a elementos causadores de conjuntivitis. Las sensaciones descriptas representan algunos de los síntomas de quien tiene conjuntivitis y pueden variar de acuerdo con el tipo.

Existen tres grandes tipos de conjuntivitis: alérgica, infecciosa y aquella desencadenada por factores externos. La conjuntivitis alérgica está ligada a los propios factores alergénicos de las personas; puede ser causada por elementos tóxicos como sustancias químicas, cloro, humo, entre otros, y la conjuntivitis infecciosa, causada por virus, bacterias y hongos (ocurre en la conjuntiva por contigüidad, pero la lesión inicial es en la córnea). Para un diagnóstico preciso y tratamiento adecuado, el acompañamiento oftalmológico es crucial.

Foto: P33tr/Wikipedia

Foto: P33tr/Wikipedia

La responsable por las epidemias es la conjuntivitis infecciosa, por ser contagiosa. Normalmente se transmite por un virus que se expande como una onda porque no encuentra resistencia. Estos virus son mutables, diferentes, por eso la repetición de las epidemias de conjuntivitis. Cada vez un nuevo virus. Ya la conjuntivitis ocasionada por bacterias, está relacionada a la resistencia de la persona y al potencial de contaminación del medio comunitario. En ese caso, sería endémico por la contaminación de un grupo, no en el contacto individual.

El hecho de que la conjuntiva está expuesta facilita el contagio, tornándola un buen “medio de cultivo”. Siendo que el calor, el viento y la polución representan factores irritantes que llevan a la persona a rascarse el ojo y a hacer posible el contagio. Hasta refregarse los ojos del sueño matutino, yendo a trabajar en ómnibus, puede ser factor de transmisión.

versión para imprimir: versión para imprimir