Aumentar tamanho da letra  Reverter ao tamanho original Diminuir tamanho da letra  português english

Contando estrellas

Por: Juliana Rocha

Es de día y mal consigues mirar el sol fuerte y amarillo en el cielo azul. Es de noche y ves varios puntitos brillando en la oscuridad. ¿No es bonito? Los astros siempre fascinaron a los hombres, que se dedican desde los tiempos primitivos a observarlos y entenderlos. ¿De qué están hechos? ¿Cómo se forman? ¿Son capaces de influenciar lo que sucede aquí abajo, en la Tierra?

Stonehenge, observatorio prehistórico situado en Inglaterra. Wikipedia

Stonehenge, observatorio prehistórico situado en Inglaterra. Wikipedia

Los principios básicos de la astronomía –ciencia que se ocupa de la formación y del movimiento de los cuerpos celestes- son conocidos desde hace seis mil años. La importancia de esta ciencia para las primeras civilizaciones se funda en el planeamiento de la agricultura. La observación de los astros mostró al hombre que era posible hacer del cielo un gran reloj: anticipando los cambios de estación, los antiguos establecían las fechas de la siembra y la cosecha.

Si tuviéramos que elegir, entre todos los cuerpos celestes, aquellos que más fascinan a las personas, seguramente señalaríamos las estrellas. Llamamos de estrellas a los cuerpos celestes que poseen luz propia. ¿Por casualidad, tienes alguna idea de por qué las estrellas emiten luz? Dentro de una estrella suceden reacciones químicas que producen una cantidad inmensa de energía: es justamente esta energía que, liberada bajo la forma de luz, podemos ver por nosotros mismos a miles de kilómetros de distancia. ¿Sabías que la estrella más próxima de la Tierra, después del Sol, está a más de 40 billones de kilómetros de distancia?

Puesta de sol sobre el Océano Atlántico. NOAA.

Puesta de sol sobre el Océano Atlántico. NOAA.

La luz emitida por una estrella es nuestra gran fuente de información sobre sus características. Con la ayuda de modernos satélites y telescopios, que son capaces de detectar, además de la luz, otros tipos de radiación de energía como el infrarrojo y las ondas de radio, podemos conocer la composición química, la temperatura y la edad de una estrella.

Los astrónomos clasifican a las estrellas según el tamaño y la temperatura superficial. De acuerdo con su tamaño, las estrellas pueden denominarse de supergigantes, gigantes brillantes, gigantes, subgigantes, enanas o normales y subenanas. Para facilitar la comunicación, cada uno de esos nombres puede igualmente substituirse por un número romano en orden creciente de I a VI. De acuerdo con su temperatura, las estrellas se clasifican por letras O, B, A, F, G, K, M, R, N y S. Cada una de las letras corresponde a una franja de temperatura: en algunas estrellas, las temperaturas en la superficie está en torno de los 2.500º C. ¡En otras, puede llegar a 50.000º C!

Como la cantidad y diversidad de estrellas en el universo es enorme, los astrónomos también usan la numeración arábica de cero a nueve para identificar variaciones de brillo y temperatura entre estrellas de una misma clase. El Sol, por ejemplo, es una estrella G2V, o sea, una estrella normal con temperatura superficial en torno de los 6.000º C.

Entonces, ¿te dio ganas de observar las estrellas? Con la ayuda de un mapa estelar, ¡conseguirás identificar todas las constelaciones!

Descubre un poco más sobre las estrellas:

El ciclo de vida de una estrella

Fuentes de información:

Fundação Planetário da Cidade do Rio de Janeiro

Imagine the Universe – National Aeronautics and Space Administration (NASA)

The Goddard Library Homer E. Newell Memorial Library (NASA)

NASA Image Gallery

NOAA Photo Library

versión para imprimir: versión para imprimir