Aumentar tamanho da letra  Reverter ao tamanho original Diminuir tamanho da letra  português english

El Señor de los anillos

Por: Maria Ramos

Saturno. Foto:</FONT><A href="http://www.nasa.gov/home/index.html?skipIntro=1"><FONT size=3 face="Times New Roman">NASA</FONT></A><FONT size=3 face="Times New Roman">

Saturno. Foto:NASA

¿Ya has escuchado hablar del Señor de los anillos? No, no es la película que cuenta las aventuras de Frodo para destruir un anillo capaz de conferir poderes mágicos y que, en manos del enemigo, dejaría la Tierra Media para siempre en la oscuridad. El Señor de los Anillos al que nos referimos es Saturno, el sexto planeta a partir del Sol y es segundo más grande del Sistema Solar.

 

Saturno es muy conocido por la belleza de su sistema de anillos, descubiertos por Galileo Galilei, con la ayuda de un telescopio en 1610. Pero a pesar de la fama de Saturno, poseer anillos no es una característica exclusiva de ese planeta. Todos los otros gigantes del sistema solar –Júpiter, Neptuno y Urano- también los tienen. Descubiertos entre 1977 y 1989, esos anillos permanecieron ocultos por tanto tiempo, porque son bastante menores y menos brillantes y, por eso, invisibles desde la Tierra.

 

El origen de los anillos

 

Ahora que sabemos que no sólo Saturno posee anillos, saber cómo surgieron resulta aún más difícil, ya que pueden haberse formado por eventos diferentes en cada uno de esos planetas. Muchos astrónomos, sin embargo, creen que se originaron de la fragmentación de un satélite (o luna) que se formó muy próximo al planeta y se desintegró debido a la fuerza de gravedad.

 

Anillos coloridos artificialmente (</FONT><A href="http://www.nasa.gov/home/index.html?skipIntro=1"><FONT size=3 face="Times New Roman">NASA</FONT></A><FONT size=3 face="Times New Roman">)

Anillos coloridos artificialmente (NASA)

¿Sabes qué es la fuerza de gravedad? Podemos percibirla cuando lanzamos un objeto hacia lo alto y éste cae en el suelo. Es la fuerza de gravedad que atrae todas las cosas hacia la Tierra y que hace, incluso, que quedes preso al piso. Pero no sólo la Tierra sino todos los cuerpos celestes están sujetos a esa fuerza de atracción. Es ella que mantiene a los planetas girando alrededor del Sol o a la Luna en torno de la Tierra. Cuanto más grandes y más próximos estén los cuerpos, mayor será la fuerza de gravedad.

 

Bruno Mendonça, astrónomo de la Fundación Planetario de Río de Janeiro, explica que existe un límite máximo de aproximación de un planeta, llamado limite de Roche, para que fragmentos rocosos puedan juntarse y formar un satélite. A partir de ese punto, el efecto de marea, que es esa atracción ejercida por la fuerza de gravedad, es muy fuerte y despedaza el cuerpo celeste.

 

Pero esa no es la única explicación para el origen de los anillos. Diferente de los anillos de otros planetas, formados básicamente por fragmentos de rocas, los anillos de Saturno también están constituidos por gran cantidad de hielo. “Eso indica que pueden haberse formado a partir de la colisión de un satélite con un cometa, un cuerpo celeste pequeño, compuesto principalmente por hielo”, explica el astrónomo. Según él, es también posible que ese cometa no se haya chocado, sino fragmentado al sobrepasar el límite de Roche.

 

Pero, al final, ¿por qué será que nuestro planeta no posee anillos de ese tipo? La Tierra es un planeta muy pequeño y su fuerza gravitacional es insuficiente para aglutinar anillos, así como la de sus vecinos más próximos. Además, al contrario de los planetas gigantes que son gaseosos, los planetas menores son muy rocosos. Así, los fragmentos de roca que formarían los anillos, por ser de la misma naturaleza que el material que compone planetas como la Tierra, podrían ser más fácilmente incorporados por ellos.

versión para imprimir: versión para imprimir